Herramientas

POP e IMAP: Qué son y cuáles son sus diferencias

POp e IMAP

Seguramente alguna vez oíste hablar de correo pop o pop3 y correo imap, como así también correo smtp. Estos son distintos protocolos de comunicación de correo. Así como los humanos tienen protocolos para comunicarse donde se ponen de acuerdo como tratarse, con las computadoras funciona del mismo modo. Del protocolo SMTP (Simple Mail Transfer Protocol o Protocolo para Transferencia Simple de Correo) solo diremos que sirve para enviar correos mientras que el POP e IMAP son para recepción.

 

POP3 Y SU FUNCIONAMIENTO

 

Para entender su funcionalidad y aplicación debemos volver a fines de los ’90 donde la conexión continua a internet era onerosa y comúnmente a través del uso del teléfono. En esa época el protocolo de correo más utilizado era el POP (Post Office Protocol o Protocolo de Oficina Postal). Tenía como ventaja que una vez recibido el correo se podía cortar la comunicación así la conexión era la justa y necesaria. Los programas de correo electrónico funcionan enviando en primera instancia y luego recibiendo, por eso una vez enviado lo pendiente y recibido lo nuevo se podía proceder a cortar el enlace. Recordemos que en esa época no había smartphones que reciban emails y el correo solo era recibido en un solo equipo.

El protocolo POP que técnicamente es POP3 (existieron el POP1 y el POP2 pero han quedado obsoletos) funciona como las casillas de correo tradicionales. Al contratar una cuenta email, lo que se contrata en realidad es una casilla de correo. Como las casillas tradicionales al adquirirlas lo que realmente adquirimos es un espacio limitado de almacenamiento. Antiguamente se solían contratar espacios de 5, 10 o 20 megas y los proveedores solían configurarla de tal modo que ningún mensaje podía superar los 2 o 3 megas. Recordemos también que no solían enviarse fotos y si se las enviaban era producto de cámaras de digitales de 2 megas o menos calidad de imagen. Debido a esto, los emails recibidos se acumulaban en la casilla hasta que uno se conectaba y los descargaba. Ahí el protocolo POP establecía conexión, se autenticaba (brindando a la computadora del proveedor tu usuario y contraseña) y recibía la lista de emails y los descargaba dejando nuevamente la casilla vacía. Cuando por muchos días no te conectabas o sufrías un aluvión de emails, los mismos podían superar en cantidad al espacio adquirido y sucedía que los emails finalizaban siendo rebotados por no caber en tu casilla. Al remitente le llegaba un mensaje al estilo de: «Error: [OVERQUOTA] Quota exceeded This error indicates that the destination mailbox is full». Esto sigue sucediendo con las casillas de correo actuales, si bien los espacios son muchísimo mas amplios (20, 30 o 50 gigas). Pasa que mucha gente sigue usando el protocolo POP por costumbre o porque desconoce alternativas a ello. Cuando se sigue usando el protocolo POP lo que termina sucediendo es lo siguiente: Se tiene una casilla de correo que debe ser verificada en la computadora de la oficina, en la notebook y a su vez en el smartphone. Abrimos la aplicación de correo y se reciben los emails que si lo hacemos a la vieja usanza, se descargan y se vacía la casilla. Si vemos el celular no me llegará nada ahí. O sea que mas tarde cuando salga de la oficina no puedes ver los emails hasta volver, o lo que es peor, si llegan nuevos emails al celular los mismos no serán recibidos en la oficina. Esto se soluciona simplemente solicitando al programa de correo que baje una copia y, para evitar que los emails llenen la casilla, se estipula un limite de vida de, por ejemplo, 14 días. Entonces una vez recibido un email, automáticamente a los 14 días es eliminado (cuidado: el tiempo comienza a contarse desde la primera vez en que el email es descargado y no desde su recepción en la casilla). Como te habrá sucedido alguna vez, este modo de operar los emails, si bien nos permite recibir los emails en todos los dispositivos tiene una desventaja muy grande que surge al enviar y no al recibir, veamos: recibimos un email importante de trabajo en la pc, también nos llega al celular. Contestamos el mismo desde la computadora y es enviado, quedando copia del envío en la bandeja de enviados mientras que en el celular no hay registro de ello. La solución es enviar una copia a uno mismo y al recibirla en el celular moverla a la carpeta de enviados, es eso o resignarse a tener la respuesta en un solo lugar.

 

IMAP Y SU FUNCIONAMIENTO

 

Del mismo modo que el protocolo POP fue muy útil, ahora lo es el protocolo IMAP (Internet Message Access Protocol o protocolo de acceso a mensajes de Internet). Al igual que como sucediera con el protocolo POP, IMAP ha evolucionado siendo su versión actual IMAP 4REV1. Básicamente es un protocolo que nos permite comunicarnos con el servidor de correo (del proveedor contratado) y recibir o ver (se pueden acceder a ellos sin ser descagados) no solo los emails nuevos, si no también los ya recibidos como así también los enviados. Incluso permite que veamos cualquier otra carpeta existente o generar carpetas dentro del servidor de correo para organizar los emails.

Con IMAP, los correos se reciben dentro de la casilla en el proveedor y se sincronizan con nuestros dispositivos, ya sea una notebook, una pc, el celular, Tablet, etc. Además soporta acceso simultáneo para mantener actualizados todos los dispositivos por igual. Como los emails permanecen en la casilla, se puede acceder a ver todos ellos desde cualquier navegador web sin necesidad de ser descargados. Se puede trabajar de esta manera, respondiendo y organizando los correos y luego cuando se lo consulte desde otro dispositivo, los cambios introducidos se verán reflejados. Obviamente que para poder hacer uso de este protocolo convenientemente es necesario una conexión continúa a internet, cosa que hoy es bastante común. Además las conexiones son rápidas (20, 30, 50 y 100 megas son muy comunes al igual que el 3G y 4G en los celulares). Por ello es que es recomendable por sobre el protocolo POP.

 

CONCLUSIONES

 

Como verás seguir haciendo uso del protocolo POP no tiene mucho sentido si contas con internet en forma contínua y probablemente ya sea hora de que migres a IMAP. Ambos protocolos son soportados por casi todos los proveedores.

Una consideración final a tener en cuenta: existen correos web como Hotmail, Outlook, Gmail, Yahoo! Mail, etc., que utilizan sus propios protocolos, pero aun ellos permiten compatibilidad con los protocolos POP e IMAP, así que te sugerimos aproveches estas ventajas y logras tener tus emails en tus dispositivos a tu conveniencia.

Ir a Green Crow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *